Mucho hemos hablado y leído sobre la importancia de mantener limpio nuestro rostro; sabemos que debemos remover el maquillaje todas las noches, lavarnos con un jabón adecuado, secarnos con una toalla limpia, cambiar las fundas de las almohadas cada dos días y otros hábitos importantes. Pero ¿qué tanta importancia le damos a los instrumentos que usamos para aplicar nuestro maquillaje? ¿Con qué frecuencia lavamos nuestras brochas y esponjas?

Hay muchas razones por las que debemos mantenerlas limpias, hoy quiero dejarte tres:

  • Puede provocar brotes de acné:

Si padeces acné o eres propensa a él, debes lavar tus brochas con regularidad, de lo contrario la bacteria permanecerá en ellas agravando el problema .

  • Contaminar tu maquillaje:

La piel de nuestro rostro desprende células muertas, aceites y bacterias que al aplicarnos el maquillaje se impregnarán a la brocha. Estos residuos pasarán a nuestro maquillaje contaminándolo, provocando que pierda sus propiedades originales y que reduzca su vida útil.

  • El acabado del maquillaje no será parejo:

Si tus brochas tienen maquillaje acumulado, no lograrás que el acabado final de tu maquillaje se vea parejo en tu piel.

 


Ya sabemos por qué debemos lavarlas pero ¿sabes cómo hacerlo? a continuación te dejamos nuestra recomendación:

  1. Remueve el maquillaje:

Aplica un poco de nuestro Makeup Remover a un algodón y frota suavemente las cerdas de tus brochas en él, el aceite de oliva eliminará los restos de maquillaje acumulado en tus brochas, incluso aquellas con maquillaje a prueba de agua.

 

2. Lávalas:

Añade una poco de agua a un recipiente (puede ser agua tibia o fría) y agrega nuestro Facial Cleanser. Con pequeños movimientos circulares frota las cerdas de tus brochas, asegúrate de poner en contacto con el agua solo las cerdas, si mojas la base en donde éstas están unidas puedes arruinarlas. Repite este paso hasta que el agua de tus pinceles esté limpia.

El jabón de castilla y el aceite de oliva eliminarán la suciedad y la miel matará las bacterias gracias a su poder microbiano.

 

 

3. Deja secar.

Seca tus brochas y pinceles con ayuda de una toalla al aire libre. No uses la secadora de cabello, ésta puede dañar las fibras y arruinarlas.

4. Desinfecta tus brochas:

Cuando se encuentren secas, rocíalas con nuestros Facial Toners, por ser a base de agua de rosas, las mantendrán limpias por más tiempo y libres de bacterias ya que este ingrediente actúa como antibacterial. Además que les dejará un aroma delicioso que te animará cada vez que las uses.

 

 

Recuerda que todo es cuestión de disciplina y volverlo parte de nuestra rutina. Los beneficios de tener nuestras herramientas de maquillaje limpias son muchos, de esta manera aseguramos la salud de nuestra piel y cuidamos nuestras brochas por más tiempo.


Tip:

Si no cuentas con mucho tiempo para lavarlas, realiza el paso #1 una vez al día o cada dos. Nuestro Makeup Remover contiene agua de rosas, las protegerá de las bacterias hasta que las laves. Dependiendo del uso que le des puedes lavarlas semanalmente o cuando calcules que ya están muy cargadas.

Si deseas conocer nuestros productos dale click a este enlace:

http://amenatural.com/products/

 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.